La celebración de esta Jornada de Oración consiste en rezar el viacrucis de los mártires a través de un subsidio con el que se reflexiona alrededor de los testimonios de vida que dejaron algunos de los misioneros asesinados el año pasado.

Viacrucis de los Mártires 2021

Estaciones

1era Estación Viacrucis

Reflexión:

Hoy recordamos también a todos los misioneros y cristianos en general en todo el mundo, que han sido víctimas de abusos e injusticias hasta el punto de entregar su vida por el evangelio, esos que recordamos como testigos y mártires de nuestros tiempos, que cargan, como Cristo, la cruz de su misión, de su entrega y de su vida.

Oración:
Señor Jesús, ayúdanos a ser más sensibles al sufrimiento de nuestros semejantes, y a luchar porque se instaure un mundo de justicia y de paz entre hombres y naciones.
Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

2da Estación Viacrucis

Reflexión:

El peso de la cruz que Jesús abraza, abarca el pecado de la humanidad de
todos los tiempos. Es un peso siempre en aumento, donde cabe el peso de la cruz
personal, de cada hogar, comunidad y nación. Esa cruz inmensa somos cada
uno de nosotros. Jesús nos acepta como somos, nos carga en sus hombros para liberarnos, curarnos y volvernos al redil de salvación. Pero a su vez, Jesús nos invita también a compartir el peso de las cruces de las personas que encontramos cada día en nuestro camino.

Oración:

Señor, nosotros nos lamentamos de nuestras cruces y miramos con indiferencia las cruces de nuestro prójimo. Enséñanos a ser solidarios con la cruz gigante de nuestros semejantes y de
nuestro mundo, hasta ser capaces de entregar nuestra vida como tú.  Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

3a Estación Viacrucis

Reflexión:

Nuestra vida abrumada de pecado, complejos, desilusiones y esclavitudes
hacen pesada la cruz de Jesús y lo empujan a caer en el polvo, símbolo de nuestra miseria y debilidad. Nuestras propias caídas las comprendemos y hasta las autojustificamos, pero no toleramos las caídas de nuestros hermanos. Es hora de aprender a levantarnos para ayudar a levantar también a los caídos, incomprendidos y olvidados.

Oración:

Jesús, tus caídas nos estremecen de ternura, las nuestras las comprendemos y
justificamos con cualquier pretexto, pero no toleramos las caídas de nuestros semejantes. Ayúdanos a comprender más para poner en pie a nuestros hermanos caídos y marginados. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

4a Estación Viacrucis

Reflexión:

A María la encontramos en el camino de dolor, compartiendo paso a paso con su Hijo todos sus padecimientos. Ella nos enseña a vivir el amor cristiano con autenticidad. Un amor que se muestra más cercano cuando los amigos están solos y abatidos. Un amor que hace más llevaderas las horas difíciles de frustración, incomprensión, soledad y dolor de nuestros semejantes.

Oración:

Oh Madre, enséñanos a no ser indiferentes ante el dolor ajeno, sino prontos para consolar, fortalecer, animar y acompañar a cuantos sufren por causa del egoísmo, ambición, injusticia y deshumanización. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

5a Estación Viacrucis

Reflexión:

Cristo Jesús, en realidad no necesitaba ser ayudado por nadie, sin embargo, aceptó con amor la ayuda de un hombre, para que permitamos que el otro se aproxime a nuestra vida, y aceptemos su ayuda, su compasión y solidaridad. Es preciso derribar los muros del orgullo, vanidad y egoísmo para reconocer que nos necesitamos mutuamente y que debemos salvarnos juntos.

Oración:

Señor Jesús, a menudo nos sobra pretextos para no dejar entrar al prójimo en nuestra vida. Danos la capacidad de entender el valor del otro y aceptar su mano generosa en nuestras debilidades. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

6a Estación Viacrucis

Reflexión:

El Creador dotó a la mujer de profunda ternura, de formidable intuición y simpatía. Es por eso que una mujer se abre camino entre la multitud para acercarse a limpiar el rostro ensangrentado de Jesús. Es allí, en el servicio digno donde Dios se muestra una vez más hacia la mujer como preferida en su manifestación, siendo una mujer la primera en verlo y serán ellas las primeras en saberlo resucitado.

Oración:

Padre bueno, Tú encomendaste a la mujer una misión tan noble y tan grande, ser esposa y madre, sin embargo, la humanidad se ha encargado de desviarla. Ayúdanos a reconocer su dignidad para valorarla y defenderla en todo tiempo y lugar. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

7a Estación Viacrucis

Reflexión:

Jesús, cae bajo el peso de la cruz. Es la pesada cruz del mal de la humanidad. Con frecuencia somos indulgentes y compasivos con nuestras debilidades, pero crueles e inhumanos con las debilidades ajenas. Por eso nos sorprenden las recaídas del prójimo, a quien miramos con desprecio en lugar de extenderle la mano. Y muchas veces podemos tener alguna culpa en esas recaídas.

Oración:

Señor Jesús, esta caída te ha dejado ya sin fuerzas. Sin embargo, te levantas para retomar el camino. Haznos comprender que no podemos permanecer inmóviles ante los nuevos desafíos y retos de la sociedad, sino que cada uno debe asumir la responsabilidad confiada. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

8a Estación Viacrucis

Reflexión:

Jesús, olvidando su sufrimiento, se preocupa y conmueve ante los lamentos de quienes le acompañan. En ese llanto, Cristo mira el llanto de toda la humanidad dolorida y agobiada por tantos males, y nos invita a ver en profundidad las causas del mal que aflige a cada ser humano, para buscar soluciones movidos por un amor activo y efectivo.

Oración:

Señor, los males que nos afligen es el efecto de nuestro pecado, de nuestro egoísmo, ambición y prepotencia. Danos un corazón arrepentido y la disposición para avanzar en el camino de la conversión personal y social. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

9a Estación Viacrucis

Reflexión:

Una vez más encontramos por los suelos a Jesús. Sus caídas son el reflejo del miedo, la vacilación, la desilusión, el fracaso y de otras tantas piedras de tropiezo. También los apóstoles fueron débiles y cayeron, dudaron, fracasaron. Sin embargo, Jesús los siguió amando y con su amor los fue cambiando en hombres nuevos. Necesitamos del coraje para levantarnos, denunciar las injusticias y defender con valentía los derechos humanos.

Oración:

Cristo Jesús, enséñanos a no desmayar en la lucha por sacar de nuestras vidas las causas de nuestras continuas caídas. Danos el coraje de ponernos en pie para contribuir en la construcción de un mundo. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

10a Estación Viacrucis

Reflexión:

Los soldados despojan a Jesús de la túnica. Hasta ese grado de despojo quiso llegar el Señor, como un ser totalmente indefenso. Así comprendemos el despojo de miles de desamparados en nuestro mundo. Cuantas veces arrebatamos la honra y buen nombre de nuestros
hermanos con la murmuración, la calumnia y la envidia. Muchos han perdido el sentido del respeto, del pudor y de la intimidad de sí mismos y de los demás.

Oración:

Jesús, con tu despojo absoluto, abre nuestros ojos para ver la única riqueza que nadie nos puede arrebatar, tu Reino ofrecido gratuitamente a todo aquel que quiera seguirte por el camino del desapego y desinterés, del servicio y entrega de la vida hasta el último momento. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

11a Estación Viacrucis

Reflexión:

Jesús es clavado en una cruz que nos dice hasta dónde llega el amor de Dios y hasta dónde llega el pecado del hombre. Es la prueba de que Dios nos ha amado hasta el extremo. El infame martirio de Jesús en la cruz se convierte en promesa de victoria final. Sin embargo, el mártir del Calvario sigue clamando en los crucificados de todos los tiempos.

Oración:

Señor Jesús, al verte suspendido en una cruz, entendemos que nos amaste hasta el extremo. Ayúdanos a ser agradecidos contigo, pero danos la capacidad de comprometernos con nuestros hermanos crucificados por la explotación, el odio, la contaminación, los vicios, y todas las esclavitudes que imperan en nuestro mundo. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

12a Estación Viacrucis

Reflexión:

En la muerte de Jesús vemos la muerte de aquellos que, al modo Jesús, hicieron su opción por el Reino de Dios y su Justicia. Nuestros Mártires fueron asesinados porque abrazaron con su vida la Verdad del Reino, que la vida entregada de todos los Mártires nos dé luces para poder testimoniarla en nuestra sociedad.

Oración:

Señor Jesús, moriste en una cruz amando, perdonando, orando por tus verdugos de entonces y de ahora. Todo el tesoro infinito que trajiste del cielo lo compartiste con nosotros día a día hasta donarte a ti mismo. Ayúdanos a hacer de nuestra vida una ofrenda continua de amor y de servicio hasta la hora final. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

13a Estación Viacrucis

Reflexión:

Con profundo silencio contemplemos esta imagen, pero sabiendo que el abrazar es un gesto profético, que nos invita a involucrarnos, a acercarnos al dolor de los demás, a dejar de lado nuestras comodidades y seguridades. Este gesto, nos invita a la construcción y transformación comunitaria, siendo capaces de abrazar comprometidamente nuestra realidad.

Oración:

Oh, María, que en tus amorosos brazos recibes el cuerpo maltratado de Jesús, acógenos también en tus brazos. Necesitamos ser engendrados de nuevo, para renacer a la imagen de Jesús.
Recíbenos en tu seno, para aprender a amar sin medida como Tú. Te queremos Madre junto a nosotros, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

14a Estación Viacrucis

Reflexión:

Jesús no ha fracasado, su vida no culmina en un sepulcro. Aceptó plenamente la voluntad del Padre, ofreciéndose a sí mismo como Víctima en la Cruz. Jesús comprende mejor que nadie la oscuridad, soledad y frialdad de la tumba, donde yacen inertes los despojos de tantos hermanos, víctimas del poder injusto, de la explotación y del odio.

Oración:

Señor Jesús, enriquece nuestra vida con un amor activo y efectivo, con una fe valiente y consecuente, con una esperanza inquebrantable, para que cuando seamos llevados a la tumba, dejemos el ejemplo de una vida gastada y entregada en el servicio por amor. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

15a Estación Viacrucis

Reflexión:

Jesús es semilla de Esperanza para la vida del Pueblo, La muerte no tiene la última palabra, sino que el Dios de la Vida es quien la tiene… La vida entregada de nuestros Mártires también es semilla de Esperanza, es siembra evangélica generosa. Hoy tenemos la gracia de ver como va brotando y echado frutos en nuestra iglesia.

Oración:

Oh Jesús, un haz de luz ha traspasado la piedra que no pudo aprisionarte a Ti, que eres la Vida; la muerte huye vencida, porque tu Vida nueva disipa para siempre la oscuridad, la desolación y el llanto. Ayúdanos a vivir como resucitados en el mundo, haciendo que la justicia, la gracia, el amor y la esperanza. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Viacrucis