San Pedro Apóstol

La Obra de San Pedro Apóstol fue fundada en 1889 en la ciudad de Caen (Francia).

Fundada por dos mujeres: Juana y Estefanía Bigard (madre e hija), quienes estaban comprometida con las necesidades de las misiones.

En 1884 Juana imprimió su primer proyecto de la Obra Apostólica para las Misiones, y a partir de esa fecha, la obra se extendió por toda Europa y demás continentes.

El Papa Pío XI en 1922 la eleva a categoría de “Pontificia”, destinándola a todo el pueblo de Dios, que ha de ser sensibilizado para que contribuyan con la obra. De manera especial, son destinatarios de esta animación misionera los sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas y formandas a la vida consagrada.

Sensibilizar al Pueblo Cristiano sobre las necesidades de la formación del clero local en los “territorios de Misión”.

Colaborar en la formación de los candidatos nativos al sacerdocio y a la vida religiosa, para las iglesias de misión, mediante una ayuda espiritual y material.

Promover la consecución y ampliación de becas de estudio, pensiones, cuotas y otros donativos para la formación de los candidatos nativos al sacerdocio y la vida religiosa.