Propagación de la Fe

La Obra de la Propagación de la Fe se inició en Lyon (Francia) en 1822.

La joven María Paulina Jaricot, con verdadero espíritu misionero, supo contagiar su entusiasmo a las obreras que trabajaban en la fábrica de tejidos de su familia.

Formó con ellas una asociación donde, divididas en grupos, se reunían los viernes para orar y ofrecer su aporte económico para ayudar a los seminaristas del instituto de misiones extranjeras de Francia.

Poco a poco la obra se fue extendiendo por toda Francia y otros países de Europa, llegando a oídos del papa pío xi, quien en 1922 la declaro oficialmente como la obra pontificia de la propagación de la fe.

La obra en Venezuela ofrece los servicios de: JOVENMISION, ADEAM y Familias Misioneras, así como la Jornada Mundial de las Misiones.

Abrir el corazón de cada creyente al vasto horizonte misionero, a través del apoyo espiritual y material al anuncio del reino de dios.

Por medio de un constante y enérgico compromiso de formación y animación misionera, promueve la espiritualidad misionera que, mediante la oración y el sacrificio contribuye a reavivar el ardor misionero de las comunidades cristianas y de cada fiel, mediante la mediación de la palabra de dios, la adoración eucarística y el rosario misionero.

Para sensibilizar hacia la misión y atender las necesidades de las iglesias jóvenes, esta obra celebra todos los años, el penúltimo domingo de octubre, la jornada mundial de las misiones, mejor conocida como DOMUND.