Asamblea continental de OMP, rumbo al Mes Extraordinario de la Misión

Caracas.-  Desde el pasado 18 de febrero los Directores de Misiones de las Obras Misionales Pontificias de América  se encuentran en  Brasilia, participando de una asamblea en donde dentro de tantos puntos tiene gran importancia la organización y creación del mes extraordinario de la misión convocado por el Papa Francisco.

En mencionada asamblea los directores de 23 países reflexionarán  sobre los fundamentos de la misión, vocación y servicio de las OMP, organizarán el itinerario en común para la preparación al Mes Extraordinario de la misión en sintonía con el Sínodo para la Amazonia y recibirán las conclusiones del 5º Congreso Misionero Americano (CAM 5).

El monseñor Giovanni Pietro Dal Toso, presidente internacional de las OMP, agradeció la participación de todos y afirmó que el esfuerzo de cada director es el fruto de la llamada a la misión que el Señor les hizo.

Desde la Asamblea se explicó que el Mes extraordinario de la Misión tiene su raíz en el número 15 de EG.

15. Juan Pablo II nos invitó a reconocer que «es necesario mantener viva la solicitud por el anuncio» a los que están alejados de Cristo, «porque ésta es la tarea primordial de la Iglesia»[14]. La actividad misionera «representa aún hoy día el mayor desafío para la Iglesia»[15] y «la causa misionera debe ser la primera»[16]. ¿Qué sucedería si nos tomáramos realmente en serio esas palabras? Simplemente reconoceríamos que la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia. En esta línea, los Obispos latinoamericanos afirmaron que ya «no podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos»[17] y que hace falta pasar «de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera»[18]. Esta tarea sigue siendo la fuente de las mayores alegrías para la Iglesia: «Habrá más gozo en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse» (Lc 15,7).