Mons. Víctor Hugo Basabe presidió Eucaristía de la Divina Pastora al inicio de su peregrinación 164°

La Divina Pastora es la advocación que atrae a mas fieles en el país y la segunda en Latinoamérica. Todos los 14 de enero los fieles se congregan en la ciudad de Barquisimeto del estado Lara para formar parte de la gran peregrinación con la Madre del Divino Pastor.

A contuniación  te presentamos el texto íntegro de la homilía del  Mons. Víctor Hugo Basabe, quien presidió la eucaristía e la Divina Pastora al inicio de su peregrinación 164°

HOMILÍA CON OCASIÓN DE LA 164 PEREGRINACIÓN
DE LA DIVINA PASTORA A BARQUISIMETO
SANTA ROSA 14/01/2020

Queridos hermanos todos.
El día más anhelado por el pueblo barquisimetano y todo el pueblo larense, ha
despuntado, y con él, la madre del “Sol que nace de lo alto”, Jesucristo,
venerada por este pueblo en la amada imagen de la Divina Pastora, se apresta
a iniciar su peregrinación N° 164 a la ciudad de Barquisimeto. Bendita seas,
Madre del Amor y de la vida por caminar con nosotros y por querernos
conducir con tu callado de pastora por las sendas que nos llevan al encuentro
con tu Hijo Jesucristo.

Agradezco y saludo a mis hermanos en el episcopado que hoy han peregrinado
desde sus iglesias particulares a esta ciudad de Barquisimeto para sumarse a
esta fiesta de la fe mariana, a todos los sacerdotes que desde diversos rincones
del país han venido a compartir la alegría del presbiterio barquisimetano que
celebra a su santísima Madre. A los miembros de las comunidades religiosas y
a los miembros de los movimientos de apostolado seglar.

Les saludo a ustedes, hermanos y hermanas que han venido desde distintas
comunidades del territorio venezolano a hacerse un solo corazón con el
pueblo de Barquisimeto y de Lara entera en este acto de amor hacia su
celestial patrona la Divina Pastora de las almas.

Saludo también a todos los hermanos que nos siguen a través de los medios
de comunicación y las distintas plataformas que hoy la tecnología pone a
nuestra disposición. Llegue de manera particular mi saludo en nombre de todo
el pueblo barquisimetano cuyo pastoreo me ha sido confiado temporalmente, y que poco a poco se acerca a su final, a tantos hermanos nuestros que debido
a las adversas circunstancias políticas, económicas y sociales que hoy
lamentablemente vive Venezuela se han visto forzados a emigrar y hoy, por
millones, caminan por las diversas aceras del mundo buscando mejores
condiciones de vida para ellos y sus familias. Tengan la certeza de nuestro
recuerdo en la oración por ustedes a fin que donde quiera que se encuentren
ahora, Jesús y su santísima Madre en la advocación de Divina Pastora les
acompañen y protejan y les concedan un día, que rogamos no sea lejano, la
dicha del reencuentro con sus seres queridos en una nueva Venezuela libre de
toda opresión y miseria, en un abrazo fraterno y alegre.

Aprovecho también la oportunidad, ahora ante todo este pueblo, para
agradecer al Instituto de los Hermanos de las Escuelas cristianas de San Juan
Bautista de La Salle, en primer lugar por su obra educativa en esta ciudad y en
Venezuela y el mundo en favor de tantos niños y jóvenes y, en segundo lugar,
por el gesto de amor hacia nuestra virgen Madre al engalanarla este año con
el hermoso traje que porta y que resume artísticamente la obra de esta
comunidad religiosa en los cinco continentes en los que está presente, como
signo de gratitud y homenaje a María en la conclusión del jubileo con ocasión
de los 300 años de la entrada al cielo de su padre fundador. Dios y la Virgen les
recompensen y les concedan abundantes y santas vocaciones.

Apreciados hermanos; nos aprestamos junto a la imagen de la Madre de Dios,
a recorrer una ruta en la que, además de ofrecerle nuestros canticos y
oraciones, nos detendremos como el nuevo Pueblo de Dios que somos, en la
escucha e interiorización atenta de los mandamientos de la Ley de Dios, esos
que Jesús nos ha resumido en el gran mandamiento del amor, fundamento de
nuestro actuar cristiano, y que en las estaciones preparadas a propósito,
tendremos ocasión de recordar y meditar contando con la animación de los
distintos departamentos de pastoral de la Arquidiócesis, de los movimientos
de apostolado seglar y asociaciones conexas espiritualmente con algunas
comunidades religiosas de esta Arquidiócesis.

Tal idea, surge de la necesidad que tenemos los venezolanos de generar
cambios cualitativos en nuestra vida y, desde nuestra vida, ser generadores también de los cambios que esta Venezuela inmersa en el sufrimiento y la
incertidumbre nos está exigiendo. Sólo en la medida que todos los
venezolanos nos decidamos a cambiar y sepamos vivir para el amor a Dios por
sobre todas las cosas y con todas las fuerzas y que ese amor lo vivamos en su
dimensión horizontal con nuestros hermanos, será como podremos
verdaderamente ser constructores de esa nueva sociedad y patria que tanto
deseamos y en cuya promoción todos debemos comprometernos.

Ahora bien, previo al inicio de nuestra peregrinación con la Divina Pastora, nos
congregamos en estos instantes, para la celebración de la Eucaristía. Para esta
liturgia, las lecturas han sido tomadas del Leccionario para las misas propias
de la Virgen María, y más concretamente, para la misa en la que se nos invita
a contemplar a la Virgen junto a la Cruz del Señor, lugar de profundo dolor,
pero también de redención y gracia para la humanidad y en el que hemos sido
puestos por el mismo Señor Jesucristo bajo la protección, cuidado y amparo
maternal de su santísima Madre.

La primera lectura, tomada del Libro de Judit, nos ubica en un momento por
demás difícil en la historia del pueblo de Israel, más concretamente en la
historia de aquella porción de pueblo que habita en las montañas de Betulia y
que tiene la misión de ser muralla de contención del avance de las fuerzas de
Nabucodonosor, lideradas por el sanguinario Holofernes que pretenden
reducir y someter al saqueo a la Jerusalén santa apenas reconstruida. Para
aquellos habitantes de Betulia y para todo Israel, es un momento de postración
nacional, de angustia suprema ante la posibilidad de morir sitiados como están
por aquellas tropas invasoras, de ser reducidos de nuevo a la esclavitud de la
que Dios les ha liberado con mano fuerte y brazo extendido; el pueblo siente
que perece al carecer del agua necesaria para calmar la sed y poder vivir ante
la toma de las fuentes por parte del general asirio, como parte de la estrategia
militar para reducirle y forzarle a claudicar. Los habitantes de Betulia
entienden que es un momento para dirigir la mirada y el clamor a Dios que en
el pasado libró a Israel de otros enemigos y le constituyo como pueblo y que
seguramente ahora vendrá también en su auxilio. Es así como la dificultad, se
traduce en oportunidad para la conversión y reconocimiento de Dios cuyo
consuelo y fuerza liberadora del mal clama el pueblo en su favor, Israel sabe,que su destino no está en manos de Holofernes, que su destino está en manos
de Dios y que por tanto, está en las mejores manos. Del lado de las tropas
asirias, contra la fidelidad a Dios como arma de defensa, se yergue, se opone
la tesis de la dialéctica humana de la historia representada por Holofernes,
para la cual lo que cuenta no es la fidelidad a Dios, sino el poder y la fuerza
de las armas.

Pero en medio de aquella dificultad, despunta la figura de una mujer, que
hasta entonces, lloraba y ayunaba constantemente por causa de su viudez, y
que se siente llamada por Dios para ser instrumento de liberación del pueblo
hebreo. De la victoria de Judit, que es el nombre de esa mujer, y por ende, de
la victoria del pueblo hebreo, es que nos da cuenta cuanto escuchamos en el
texto proclamado. Ella invita a los habitantes de Betulia a alabar a Dios, porque
Él de nuevo le ha dado la victoria sobre sus enemigos significada en la cabeza
de aquel tirano y asesino que como trofeo lleva y pone ante los ojos del pueblo
en Betulia. Llega así, el momento de la alegría por la liberación, que se traduce
en el canto de alabanza a esta mujer y a Dios que por medio suyo ha obrado
en favor de su pueblo.

El texto del Evangelio de Juan que ha resonado para nosotros, nos coloca
delante de la hora suprema de Jesús. Aquella hora de la que él había hablado
a su madre en las bodas de Caná de Galilea y en la que ahora como en entonces
se ven de nuevo asociados en el auxilio a la humanidad. Es la hora del sacrificio
supremo, es la hora de la redención, es la hora para la que él ha venido y por
la que se hizo hombre en las entrañas purísimas de aquella plena de gracia que
le acompaña al pie de la cruz. Es la hora en la que se consuma plenamente el
designio salvífico de Dios en favor de los hombres y en la que al Redentor es
asociada María como corredentora de la humanidad.

Es el momento del dolor y el sufrimiento supremo de Dios, pero es también el
momento de los dones para su creatura más amada, para el hombre. Las
puertas de la eternidad que él mismo se había cerrado con el pecado, son
abiertas de nuevo por Cristo, pero ahora definitivamente. La imagen de Dios
en la que el hombre fue creado y que perdió por el pecado, es ahora
restaurada por la imagen sangrante del Cristo sufriente. Es la hora del dolor,pero también de los dones. Allí, desde la Cruz en la que pende destrozado,
mirando a aquella que está envuelta en la más absoluta soledad, su madre
virgen, Cristo la entrega al discípulo amado para que en adelante la tome por
madre y a su vez, a ella le entrega al discípulo para que en adelante lo tome
como hijo.

No se trata de cualquier maternidad meramente temporal y humana. María
entiende que en adelante, ella está llamada a ser madre de los discípulos de
su Hijo, a formar el corazón de los discípulos en el amor a Dios como lo hizo
con su Hijo Jesús. A ayudarles a poner a Dios en el primer lugar de sus vidas
ocupándose y preocupándose porque los discípulos de su Hijo hagan lo que él
les diga en la observancia de su mandato del amor. A ir a su encuentro donde
quiera que estén para conducirles al conocimiento y al gozo que produce el
encuentro con su Hijo. A ir en su búsqueda en los momentos de angustia para
invitarles a la fidelidad y a la confianza en el Dios que todo lo puede y que no
permitirá que sus hijos perezcan.

Es el ejercicio de ese amor maternal por los discípulos de Jesús el que hoy
nosotros estamos celebrando al contemplar a María en la advocación de la
Divina Pastora. Hace 164 años, ella fue al encuentro de los habitantes de
Barquisimeto que se veían golpeados por la peste para asegurarles su maternal
amparo y su mediación ante Dios en aquel momento de dificultad. Son 164
años, no sólo del recuerdo de ese hecho, que dio origen a la más gigantesca
manifestación de fe mariana en territorio venezolano, sino y sobre todo, de
crecimiento en la certeza de ese amor de Madre en favor de esta tierra
barquisimetana, larense y venezolana. Hoy, cuando nos preparamos para en
unos instantes peregrinar con ella al corazón de la ciudad, de nuevo se
renueva esa confianza y esa certeza de su mediación ante Dios en nuestro
favor y de su amparo y cuidado de Madre por todos aquellos que a ella acuden
en cualquier circunstancia de la vida.

En el actualizar la palabra escuchada, concretamente en las circunstancias de
nuestro país, hoy la antigua Betulia de la primera lectura, es toda Venezuela,
el antiguo pueblo del que se nos habla en la primera lectura es hoy el pueblo
venezolano entero, un pueblo sitiado, un pueblo al que se le quiere reducir a la postración, negándole lo más básico para su vida. Un pueblo al que se quiere
controlar socialmente, obligándole a vivir en la oscuridad por los persistentes
cortes del servicio eléctrico a los que se le somete y dependiente de
humillantes dadivas; en la sequedad por la carencia cada vez más pronunciada
del agua potable; un pueblo al que se le pretende resignar a vivir en medio de
la escasez pero también de la carestía y del abuso de quienes ven en él sólo
una posibilidad para enriquecerse desde la usura y especulación; un pueblo
que ve morir a sus niños y a sus ancianos de hambre y de enfermedades que
se creían ya superadas y de nuevas enfermedades producto de tanta angustia
y desesperación en la que vivimos. Un pueblo sitiado por una violencia
institucional que persigue, que encarcela, que destierra a quien disiente del
status quo y promueve cambios en la dirección del país, que obliga a que
muchos de nuestros seres queridos tengan que buscar nuevos caminos y
nuevos ambientes para garantizar su sobrevivencia y la de los suyos. Un
pueblo que ve sus ciudades destruidas por la desidia y la ineficiencia de unos
gobernantes que sólo ponen en el primer lugar de sus opciones sus ansias de
poder, de dominio y de enriquecimiento mal habido y se olvidan de trabajar
por el bien común para el cual les fue otorgada la confianza de gobernar. Un
pueblo que se ve saqueado de los recursos que le pertenecen y cuya ordenada
explotación debería ponerse en función de su progreso y no en función de
intereses oscuros y mezquinos a cambio de malsanos apoyos políticos. Un
pueblo en el que sus mejores hombres y mujeres son maltratados porque son
considerados una amenaza para el modelo político ideológico que desde hace
20 años se nos quiere imponer por la fuerza. Un pueblo que ve sus maestros
maltratados y humillados con salarios de hambre y recintos escolares carentes
de lo más mínimo. Un pueblo que ve a sus médicos y enfermeras haciendo
prácticamente actos de magia para poder vivir en un país con un Estado que
no les valora ni les permite ejercer su profesión con lo mínimo que requieren
para hacerlo. Un pueblo que también sufre las consecuencias de una
geopolítica internacional movida por intereses oscuros y de todo tipo y a la
que no le importa hipócritamente que haya millones de seres humanos
viviendo en la más aberrante pobreza como vivimos la mayor parte de los
venezolanos. Un pueblo que ve como la belleza de su naturaleza es destruida
irreversiblemente para satisfacer la voracidad de aquellos a los que lo único
que les interesa es lo que puedan sacar de Venezuela y no lo que puedan hacer por Venezuela. Un pueblo carente de una auténtica dirigencia con suficientes
principios éticos de referencia y movida por un auténtico amor por el país y no
por intereses personalistas y partidistas, que pudiera conducirle por caminos
de liberación de tanto oprobio. Un pueblo que últimamente además se ve
traicionado por mercaderes de la política en los que anhelante de un cambio,
un 6 de diciembre de 2015 depositó su confianza pero que hoy vendidos por
cuatro monedas han decidido servilmente ponerse a disposición de quienes
son los principales causantes de toda esta tragedia que vive el pueblo
venezolano y atentando contra la integridad del único poder público
legítimamente constituido en Venezuela. Un pueblo por tanto, víctima de
nuevos Holofernes, que en este país han tomado control del poder político y
en el que sólo se mantienen por el apoyo y la fuerza de unas armas que a pesar
de que un día bajo juramento, se empuñaron con la promesa de defender al
país entero y a sus ciudadanos, hoy, políticamente parcializadas, son
cobardemente volcadas contra el mismo pueblo cuando este clama por sus
derechos y por justicia.

Pero queridos hermanos, así como en el pasado nos enseñan Judit y todo el
pueblo de Israel, también en el hoy de nuestras vidas y nuestras circunstancias
país, nosotros estamos llamados a responder con las armas de la fidelidad a
Dios en cuyas manos están nuestra vida y nuestro destino como nación. Es el
momento, de clamar todos a una a Él. Es el momento de la confianza y de la
unidad como pueblo en el constituirnos como muralla de resistencia pacífica
delante de quienes quieren sitiarnos y hacernos perder la confianza en Dios y
en un destino mejor con el uso intimidante del poder y de la fuerza. Es el
momento de preocuparnos por desterrar de nosotros también toda conducta
impropia a fin de oponer al mal que quiere crecer entre nosotros, la bondad
de nuestras vidas.

Y en ese responder a Dios con fidelidad, si de algo debemos convencernos es
que nos acompaña María Divina Pastora de las almas. Ella, que conoció al pie
de la cruz el dolor por la pérdida de su Hijo y sabe de sufrimientos, camina y
sufre con nosotros, pero también nos alienta a no perder la fe y la esperanza
en que un renacer a un nuevo día marcado por la libertad será posible en
Venezuela y a hacer del sufrimiento oportunidad de redención para nuestras almas. Ella que supo lo que son las lágrimas derramadas por la muerte de un
hijo, se asocia al sufrimiento de tantas madres que en nuestro país, lloran por
las muertes de sus hijos a causa del hambre y la malnutrición y por su ausencia
física ante el hecho cierto de su migración forzada. Ella camina en medio de
nosotros, alumbrándonos como estrella guía en el camino hacia el encuentro
con su Hijo.

Hoy, cuando hacemos esta peregrinación en medio de todas estas dificultades,
que hemos resumido anteriormente, en nosotros no pueden imponerse, ni la
desesperanza, ni la desesperación ni la resignación. Tampoco el odio,
sentimiento contrario al amor en el que Cristo nos llama a vivir. Esas son las
pestes de las que hoy tenemos que pedirle a la Divina Pastora nos ayude a ser
curados con su mediación. Hoy todos debemos encarnar en nosotros el
espíritu del padre Macario Yépez que hace 164 años puso a disposición su vida
con tal de que el sufrimiento que golpeaba al pueblo cesase y ofrecer a Dios la
promesa de nuestra fidelidad y confianza en que él vendrá en nuestro auxilio
asumiendo también nosotros el compromiso personal y comunitario en hacer
vida en nosotros sus mandamientos.

Aprovechemos pues al máximo, esta oportunidad que la vida nos concede de
caminar junto a María Divina Pastora de las almas, para poner en sus manos
nuestras acciones de gracias, nuestras angustias y dolores, pero también
nuestros anhelos y esperanzas de cambio para esta querida tierra que nos vio
nacer y en la que todos estamos llamados a vivir en paz y en justicia. Que María
Divina Pastora nos acompañe en nuestro empeño de doblegar a los nuevos
Holofernes que en Venezuela pretenden sumirnos en la oscuridad y oprobio.
Que María interceda por nosotros ante su Hijo a fin que pronto veamos a
Venezuela transitar los caminos de la auténtica paz, la auténtica democracia y
la verdadera libertad. Que así sea.