Catequesis para la Jornada de la Infancia y Adolescencia Misionera

El afiche esta puesto desde arriba, como si Dios Padre nos mirara. Así es, Dios está siempre mirándonos y su mirada es una mirada de amor a la humanidad. Dios no se limita para amar al hombre y busca siempre su bien. Si pasan cosas malas en este mundo, no es porque Dios castigo a la humanidad o a un hombre, es que el hombre dejo de escuchar a Dios y cae en lo que Dios le quiso evitar. Por eso Dios nos dio los mandamientos y las bienaventuranzas para nuestra felicidad: cúmplelos y serás feliz…

Vemos que en el afiche resalta la figura del vicario de Cristo, el Papa Francisco y unos niños y adolescentes con el rosario alrededor del mundo. Todos nosotros, tenemos una gran tarea, que TENGAMOS A JESUS EN MEDIO; esa es nuestra mayor tarea, tener a Jesús en medio. Nosotros existimos como iglesia de Dios, en la medida que llevamos a otros a encontrarse con Jesús. Las personas ya no van a buscar a Jesús en los templos ni en los libros (a excepción de la Biblia, ¡claro está!) sino, en los creyentes. ¿Cómo es eso de que las personas van a buscar a Jesús en los creyentes? Si, así es, las personas antes de ver a Jesús en el templo, primero lo buscan en la iglesia, que somos todos nosotros, porque “cuando dos o más se reúnen en mi nombre, yo estoy en medio de ellos”esa presencia de Jesús, en medio de nosotros es lo que atrae a las personas que noconocen a Dios. Podremos hacer muchas cosas, pero, sino es Jesús que está en medio de nosotros no estamos haciendo nada.

Tengamos a Jesús en medio, en diferentes idiomas: aunque lo digamos en otros idiomas, aunque sea en otros países, nuestro ideal es el mismo: hacer crecer la presencia de Jesús en medio de nosotros. Debemos, como misioneros hacer que “Dios sea para nosotros todo, que Dios sea el ideal de toda una vida”, vivir, amar, perdonar, trabajar, orar, luchar, reír, cantar, bailar, correr, todo por ÉL y para ÉL. Solo Jesús puede darnos la paz y la alegría, que este mundo con su materialismo, consumismo, ansias de poder o placer no puede darnos. Tengamos a Jesús en medio, significa que:Jesús sea para nosotros todo. Ysi hoy, no lo es todo o no es lo más importante, entonces, como bien lo decía un gran hombre: “siempre es momento oportuna para comenzar hacer las cosas bien” siempre es momento oportuno para comenzar hacer las cosas en Dios y para Dios.

Tengamos a Jesús en medio no es una bonita frase. Es el compromiso de hacer presente a Jesús en medio de: la promoción humana, en el respeto por los derechos fundamentales de la humanidad, en la ayuda por los más pobres, en nuestro compromiso por una mejor Venezuela y por dejar este mundo mejor de cómo lo encontramos. Tengamos cuidado con caer en una especie de egocentrismo eclesial: creer que estamos haciendo mucho porque evangelizamos siempre a las mismas personas de la iglesia, o porque escribimos mucho por los M.C.S es bueno utilizarlos, pero nunca olvidemos el encuentro cara a cara con el hermano más necesitado con aquel que no viene a misa, con aquel que no es de mi grupo incluso con aquel que no comparte mis valores. Cuidado con acomodarnos con las mismas personas de siempre…

Que en estos 50 años de la IAM en Venezuela la luz de Jesús brille en todos los corazones de los niños, adolescentes, asesores, secretarios, padres, representantes y personas que trabajan por la extensión del Reino de los cielos.  

Hoy quiero Señor Jesús que tú seas todo para mí…
Hoy quiero recomenzar mi vida en ti Jesús, hoy quiero que seas mi ideal, quiero Señor: reír, cantar, trabajar, estudiar, levantarme… solo para tí y por tí.

Design downloaded from free website templates.