CONCLUSIONES POR LINEAS DE ACCIÓN

 

V Congreso Nacional Juvenil Misionero

Centenares de jóvenes y algunos invitados especiales han concurrido desde distintas partes de venezuela al V Congreso Nacional Juvenil Misionero, que se desarrollo en Barinas, del 6 al 10 de agosto, convocados por las Obras Misionales Pontificias para celebrar, evaluar y reafirmar sus compromisos misioneros, y dar sus testimonios del llamado de Jesucristo a anunciar la Buena Nueva a todos los hombres.

Los Jóvenes Optaron por las Misiones

Los jóvenes optaron por este congreso antes que por el disfrute de las vacaciones en playas, montañas y otros espacios recreativos una vez terminados sus compromisos estudiantiles y laborales. Para ellos la Misión: llevar el Kerigma, el mensaje de salvación de Jesucristo a sus hermanos, ha sido la primera opción.

Las experiencias se han iniciado con el recibimiento por parte de las familias donde han sido hospedados durante estos días de Congreso, en la parroquia “San Pedro y Santísima Trinidad” de Barinitas. Los habitantes de esta región llanera venezolana, caminaron junto a los congresistas que gritaban frases del Papa Francisco: “Seamos callejeros de la fe” y “Joven misionero anima nuestra Iglesia en salida”.

El Padre Andrea Bignotti, director nacional de la OM-Venezuela, tuvo a su cargo las palabras de instalación del V CONAJUMI. Les animó a seguir con el entusiasmo que dejó el IV Congreso Americano Misionero y IX Congreso Latinoamericano Misionero, realizados en noviembre de 2013 en Maracaibo, estado Zulia, donde se les invitó a “no quedarse en emociones sino aterrizar y continuar capacitando agentes”.

Las joven Dayana Prieto, de la Diócesis de Cabimas, habló de los 30 años del camino de JOVENMISION en Venezuela. Motivó a seguir el camino indicado por el Santo Padre: “Arriesgarnos apostando por una Iglesia totalmente en movimiento”.

Por su parte, Liseth Sepúlveda, responsable nacional del servicio de animación misionera juvenil en Venezuela, indicó que en este encuentro, “a los jóvenes nos anima formar y ser parte de la historia y protagonistas de una ‘Iglesia en salida’, afianzados en Cristo misionero por excelencia”.

Monseñor José Luis Azuaje, obispo de la Diócesis de Barinas, presidió la eucaristía de inicio junto a Monseñor Ramón Antonio Linares Sandoval, obispo emérito de Barinas y Administrador Apostólico de la Diócesis de Acarigua – Araure. Monseñor Azuaje felicitó a los jóvenes, reiterando en su mensaje “que dejaron sus vacaciones para venir al V Congreso Nacional Juvenil Misionero”.

“Ir a la otra orilla es salir de nuestra zona de confort”

La primera conferencia a la cual asistieron de manera conjunta los jóvenes misioneros y algunos vecinos, fue el viernes 8 de agosto, siendo dirigida por el Padre Ricardo Guillén, secretario nacional de la Obra de la Propagación de la Fe. Estuvo enfocado en JOVENMISION después de 30 años, sus desafíos y proyecciones, y haciendo un recorrido por diversos documentos eclesiales.

Abordó aspectos de “la Iglesia en Salida”, pero hizo la salvedad de “ir en conjunto con toda nuestra iglesia”, en particular a JOVENMISION. “Al estar cumpliendo treinta años de camino, pasar a la otra orilla es una invitación que apremia”, dijo el padre Guillén.

Ir a la otra orilla es salir de nuestra zona de confort”, manifestó haciendo referencia a los jóvenes, grupos afiliados y animados por el servicio de JOVENMISION. “Pasar la orilla es subirse a la barca con Jesús”, acotó en su ponencia.

Guillén exhortó a seguir el dinamismo de cinco horizontes de acción a la cual llama Francisco: “revitalizar los procesos de formativos de Servicio de Animación Misionera; establecer estrategias para una mayor difusión de JOVENMISION en las Iglesias locales; dar mayor importancia a las instancias provinciales; generar espacios, experiencias y proyectos de solidaridad con los más pobres; y, fortalecer los procesos de cooperación misionera al servicio de la Iglesia Venezolana y más allá de nuestras fronteras”.

Luego de las palabras del sacerdote, se conocieron los testimonio de dos familias que se formaron en estas filas misioneras y hoy dan ejemplo de ello, expresando su amor por el servicio dentro de la Iglesia que los tomó en cuenta para servir y animar a otros.

Los participantes consideran que esta es una experiencia única que se complementa con el dormir en espacios que no son tan cómodas como los personales; compartir los alimentos, el agua y tareas del hogar con personas distintas a sus familiares; complementar la misión evangelizadora que incluyen el rezo de las oraciones diarias, la visita a hogares donde encuentran personas enfermas o necesitadas de ayuda material y espiritual; participar en las misas, o ser acompañados a las ponencia y talleres programados en este V Congreso misionero.

En definitiva, durante el V Congreso Nacional Juvenil Misionero, Barinas 2014, la misión contempla jornadas no solo enmarcada en momentos de formación, sino también abiertas a los testimonios y las experiencias de vida misionera.

Fuente: Lcdo. Ramón A. Pérez -www.aleteia.org

Design downloaded from free website templates.